Busca tu coche de alquiler en todo el mundo

¿Por qué debo alquilar un coche con Beneluxcar?
  • Porque somos los más baratos
  • Marcas líderes, grandes descuentos
  • Más de 200.000 clientes

Tramites para comprar un coche en el extranjero

La pregunta que debes hacerte es la siguiente. ¿merece la pena comprarse un coche en el extranjero…? La respuesta dependerá si el coche que compras es nuevo o usado, pero en general según que modelos todavía sale a cuenta viajar a Alemania para encontrar buenas oportunidades.

Te vamos a detallar un poco los tramites a seguír y algunos consejos para poder realizar el pago, emitir la transferencia internacional o modificar las matriculas del país de origen con las tuyas…

El momento de la compra

Es importante revisar un coche cuando la compra se efectúa dentro de tu país, pues lo es más todavía si se hace fuera de ellas. A continuación se detallan algunas pautas:

Comprobar el estado del motor, de la dirección y de los frenos. De igual relevancia es certificar que el número de serie troquelado en el bastidor es el mismo que el que figura en la documentación del vehículo, que posteriormente se debe solicitar al vendedor.

Examinar los neumáticos y la suspensión, así como el interior del coche. Si tras la revisión el utilitario sigue interesando al comprador, es el momento de realizar una prueba de carretera en la que conduzca él mismo; y si no fuera posible, debe ejercer al menos de copiloto.

Antes de cerrar ningún acuerdo, hay que comprobar que el vehículo dispone de toda la documentación en regla. En primer lugar, debe haber pasado la ITV -el Control Technique- si el trayecto de vuelta se va a hacer en el propio vehículo. No es obligatorio si el coche se va a transportar en camión, pero es aconsejable pedirlo al comprador para despejar cualquier duda sobre el estado técnico del vehículo.

Otro de los documentos que el vendedor debería entregar es el Certificado de Conformidad – Certificate of Confirmity (COC), en él se hace constar si el vehículo cumple ciertas normas técnicas en materia de seguridad, ruido y emisiones de escape. El vendedor no está obligado ni a tenerlo ni a entregarlo al comprador. Su tramitación se realiza en el concesionario de la marca, suele tardar entre 3 y 6 días y puede llegar a costar 230 euros. Pero si el comprador no está dispuesto a demorar su estancia fuera de España, puede regresar sin este certificado ya que se puede reemplazar por la Ficha Técnica Reducida, que se tramita en las estaciones de la ITV.

El comprador tiene derecho a solicitar un duplicado del Libro de Mantenimiento. Está claro que será relativamente más fácil conseguirlo si la compra se cierra en un concesionario que si se trata con un particular. Es en este momento cuando suelen rondar temores sobre si el kilometraje del coche ha sido trucado o no, por ello se puede pedir que el número de kilómetros se apunte en el libro de mantenimiento como garantía para el comprador (desde el año 2005, manipular los contadores de los coches es un delito tipificado en la legislación alemana).

¿Cómo pagar la compra?

Una de las formas más empleadas es la de viajar con el dinero en metálico, pero no está exenta de riesgos. Para evitarlos, se puede utilizar un procedimiento denominado “transferencia swift”. No es más que un sistema de comunicación interbancaria, que otorga mucha seguridad al vendedor, ya que una vez que se da la orden de ejecutar la transferencia no se puede anular bajo ningún supuesto. Está sujeta al cobro de comisiones, gasto que puede ser asumido entre vendedor y comprador o íntegramente por este último. 

Eso sí, requiere que antes de emprender el viaje el comprador acuda a su entidad bancaria, donde tiene depositada la cantidad que vaya a transferir, y firme el modelo de solicitud “swift”. Se rubrica en blanco puesto que en ese momento no se conoce ni el destinatario ni la cuantía de la transferencia. Una vez que el acuerdo se cierre, el comprador debe llamar a su banco en España para facilitar los datos y solicitar que la operación se ejecute. La entidad mandará por fax al banco receptor la hoja “swift” que certifica que la transferencia está produciéndose.

Los cheques pueden ser otro instrumento de pago, pero suelen levantar ciertas dudas en el vendedor ya que tardan entre 10 y 15 días en hacerse efectivos. Y en ese periodo de tiempo, una vez de vuelta a casa, el comprador podría anular la cuenta sin que el vendedor llegue a recibir su dinero. Por ello, los cheques de viaje se presentan como una alternativa interesante. Prácticamente es como viajar con el dinero encima, con la seguridad de que sólo su titular puede liquidar su importe en cualquier entidad bancaria extranjera.

Imprescindibles: factura o contrato de compraventa

Es obligatorio regresar con uno de estos dos documentos; que sea uno u otro dependerá de la parte vendedora. Esto es, si el acuerdo se cierra con un concesionario o un establecimiento de compraventa el comprador recibirá una factura en la que aparecerán sus datos, los del vendedor, y los relativos al coche, incluyendo el precio de la compra. Al emitir una factura, se debe comprobar que ésta está gravada con el 19% de IVA.

Si por el contrario, el vehículo se compra a un particular, éste no puede emitir factura alguna ya que no tiene número fiscal y tampoco cobrará el IVA. Eso sí, una vez de vuelta en España el comprador deberá abonar el Impuesto de Transacciones entre Particulares que supone el 4% del valor de compra. Los datos que deben constar en el contrato son los mismos que los de una factura. Pero hay que recordar que cuando el comprador inicie los trámites para matricular el vehículo en España, deberá presentar una traducción jurada del documento, realizada por un traductor colegiado.

Regresar a España con factura o contrato de compraventa

Una de las dudas que se tiene cuando se decide importar un vehículo desde Alemania es saber qué sucederá con la garantía del coche. Atendiendo a la Directiva 1999/44/CE, todo vendedor profesional alemán está obligado a otorgar a su cliente una garantía mecánica de un año de duración. Así, los concesionarios oficiales la ofrecen a través de su propia red en toda Europa. Por su parte, los compraventas suelen suscribir una póliza de garantía mecánica que funciona de forma similar a un seguro de accidente, y cuyo ámbito de protección es internacional. Por último, si la compra se cierra a través de un particular, éste no tiene obligación alguna de extender garantías sobre el vehículo.

Las gestiones para traspasar el coche

Una vez que se cierra la compra y se paga el precio convenido, el vehículo debe ponerse a nombre del nuevo propietario. El cambio de titularidad se tramita en la Delegación de Tráfico correspondiente. Lo más normal es que tanto comprador como vendedor acudan juntos a hacer estas gestiones. Se debe presentar el vehículo, el certificado de la ITV pasada y el fahrzeugbrief, que es el homólogo alemán del permiso de circulación y la ficha técnica que se tiene en España. El funcionario de tráfico comprueba que todo está en regla y devuelve el fahrzeugbrief a nombre del nuevo propietario. Además, entrega un resguardo con el número que debe constar en la matricula provisional. Cerca de la Delegación de Tráfico suele haber establecimientos que se encargan de elaborar las placas provisionales. Una vez impresas, hay que regresar a la Delegación, donde se expedirá una ficha técnica provisional para el tiempo de validez de las placas y se dará fin así a los trámites que se deben realizar en el país germano.

Las matrículas provisionales, cuestan unos 225 euros

Las matrículas provisionales, que suelen costar unos 225 euros, pueden utilizarse entre 15 y 90 días, e incluyen obligatoriamente un seguro para circular por periodo máximo de un mes por el país germano.

Estas pólizas cubren únicamente los campos obligatorios en el ámbito de la Unión Europea: daño a terceros, responsabilidad civil y asistencia en carretera. Cabe recordar que hay pocas posibilidades de ampliar esta cobertura, e incidencias tales como el robo del vehículo o los daños causados por violencia no están cubiertos por la póliza.

Trámites en España

Una vez de vuelta, y antes de agotar el periodo de tiempo de las placas provisionales, el propietario debe pasar la ITV española a su nuevo vehículo importado. Si, en la operación, el comprador consiguió el Certificado de Conformidad (COC), podrá pasar directamente por la estación ITV. Para este trámite debe presentar el fahrzeugbrief, el contrato de compraventa o la factura (traducidas al español) y su DNI. Si, por el contrario, no dispone del COC tendrá que gestionar, en la misma estación, la solicitud para obtener una Ficha Técnica Reducida que certifique que el vehículo está homologado en la Unión Europea. El trámite suele costar unos 100 euros, incluida la revisión.

Lo más complicado es matricular el vehículo de importación. Para empezar se debe abonar el Impuesto sobre determinados Medios de Transporte. Se puede tramitar vía telemática en la página web de Hacienda, y la cuantía depende del cubicaje y del tipo de combustible que utilice el coche. Puede rondar entre el 7% y el 12% sobre el valor que la Agencia Tributaria tiene del coche. Además de éste, el propietario tiene que pagar el Impuesto de Circulación de su ayuntamiento.

Una vez liquidados ambos, la persona que ha adquirido el coche puede presentarse en la Jefatura de Tráfico y poner fin al proceso de matriculación. Para ello, debe rellenar el formulario correspondiente para este propósito y presentar los certificados que acreditan que los impuestos están pagados, además de la tarjeta de inspección técnica -con sus copias azul y rosa- y la documentación original del vehículo.

Por último, se deben pagar las tasas de matriculación, en torno a los 70 euros, para obtener el permiso de circulación; lo que comúnmente se conoce como la documentación del coche. El último paso es el de cambiar las placas provisionales por unas españolas, operación que se puede realizar en cualquier taller oficial previa presentación del permiso de circulación, y con un coste de 50 euros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Beneluxcar